¿Democracia? ¿Qué democracia?

Democracia, esa palabra con la que a los políticos se les llena la boca, pero sólo para lo que les interesa. Esa misma democracia que si a alguien le quedaba alguna duda, estos días se está demostrando bien a las claras, que hace tiempo que no existe.

Esa democracia secuestrada y manipulada por los 2 grandes partidos, que escenifican muy bien sus disputas, pero que en el fondo sus diferencias se quedan en la superficie, y que si rascas un poco empiezas a ver lo mismo: interés, ansia de poder, egoísmo…

Esa democracia a la que apelan cada 4 años para que ejerzamos el voto, pero que no existe, ya que se han encargado de manipular los mecanismos electorales (y que siguen haciendo como en la reforma introducida este mismo año), para que no haya la más mínima posibilidad de que gobierne algo distinto al PPSOE.

Y ahora resulta que desde esta democracia tenemos que aceptar una reforma de la Constitución sin más. A carreras, sin explicar, sin negociar, y sin someter a consulta. La misma Constitución que desde hace décadas vendían como intocable, ahora se reforma en 2 semanas, y mediante una llamada telefónica entre el líder de la oposición, y un presidente de gobierno que prácticamente ha dimitido, y que tiene las maletas hechas.

Una democracia que evidentemente no existe en los propios partidos, donde surgieron desde el primer momento voces críticas con el fondo y la forma de esta reforma, y donde ni siquiera se puede apelar a la dignidad personal de los políticos, que por miedo a soltar el sillón de diputado que tan bien sienta a sus distinguidos culos, acaban por acatar la disciplina de voto de su partido. Por no hablar de otros que venderían su alma al diablo si pudiesen pillar algo más de pastel.

Ojalá pudiésemos hacer como con los ordenadores, y formatear el disco duro, para volver a empezar, porque esto está tan podrido que se deshace en las manos.

Esa Constitución inmaculada durante décadas dicen que hay que reformarla. Y resulta que esto en vez de decidirlo el pueblo, lo han hecho los mercados, Alemania, Francia, Trichet, etc. Se va a establecer un límite de déficit. Un déficit público desde luego. Cuando el déficit fue privado, rápidamente se inyectaron miles de millones del erario público a los bancos, porque no se podía dejar caer el sistema financiero. Los mismos bancos que ahora se frotan las manos, y se ponen a esperar para devorarnos más pronto que tarde.

Lo dice bien claro el texto de la reforma: LA PRIORIDAD ABSOLUTA SERÁ PAGAR LA DEUDA. Una deuda que como hemos visto durante semanas, es manipulada a su antojo por las agencias de calificación a las que nadie para los pies, y que van a hacer que siga creciendo al tener que pagar cada vez más intereses por ella. Como no podremos endeudarnos, y los ingresos no aumentarán, ya que en este país la inmensa mayoría provienen de las rentas del trabajo, el impuesto de sociedades y el IVA, y estamos en un periodo con millones de parados, la única posibilidad será reducir gastos. Políticas de austeridad, ajustes, recortes. ¿A alguien le suena? A qué nos lleva esto: a reducción de empleados públicos, a recortes masivos en sanidad, en educación, en dependencia, en cultura… Total, todo por lo que se ha luchado durante años, quedará hecho unos zorros, y tendremos el escenario perfecto para sacar al mercadillo de las privatizaciones nuestros mayores logros.

Así, una reforma de la Constitución, acabará dejando en manos privadas nuestro estado de bienestar. Y todos sabemos cuál es la lógica empresarial.

A nadie se le ocurre pensar de una vez por todas en medidas más que efectivas para aumentar los ingresos, en vez de reducir gastos: como perseguir los paraísos fiscales y el fraude fiscal, eliminar las SICAV, recuperar el impuesto del patrimonio, forzar internacionalmente la introducción de una tasa a los movimientos financieros especulativos. Claro, eso no se puede permitir, sólo hay una verdad absoluta, y es que LOS RICOS SIEMPRE GANAN.

¿Y por qué hay que meterlo en la Constitución con tanta urgencia? ¿Acaso no hay leyes de estabilidad presupuestaria que deberían hacerse cumplir y han estado ignorando? Pues porque le han visto las orejas al lobo con el caso de Islandia y el cariz que empieza a asomar en este país, y los “mercados” no pueden permitir que eso vuelva a suceder.

Pero bueno, esto al fin y al cabo no es importante. Al menos se acabó la huelga en la liga de fútbol, y la Esteban nos puede amenizar las mañanas, las tardes y las noches en la televisión.

Si esto es la democracia, yo me voy a ir apuntando a clases de islandés…

Carlos Mouri (Cambre) 31- Agosto – 2011

 

¿Os acordáis de cómo empezó todo?

¿Realmente nos acordamos de las energías que pusimos en este proyecto?. Todos nos fuimos uniendo un día con un objetivo común. Era igual lo que pensáramos, nuestra situación, si nuestras vidas estaban o no complicadas. Por un momento pensamos en NOSOTROS, en algo común, cansados de viajes en solitario nos encontramos y descubrimos que éramos capaces de actuar, no sólo de hablar y derrochar buenas intenciones. Iniciamos una viaje descubriéndonos a nosotros mismos nuestras capacidades. Sabíamos que ya no queríamos que los demás nos dijeran lo que era mejor para nosotros, y ese momento es el más importante, descubrimos que podíamos cambiar lo que no nos gustaba, sabemos hoy que lo podemos hacer, sabemos cómo hacer posible todo esto. Somos un grupo de personas que nos mueve lo mismo y no nos podemos permitir olvidarnos el por qué y para qué de nuestra unión. Unión, a pesar de todo, unión. Todos somos importantes, somos necesarios. Nuestras opiniones son enriquecedoras porque provienen de la diversidad, pero nuestro empeño y dirección debe ser uno, único. Por eso a veces, cuando en la soledad de mi casa, después de un día de trabajo a vuestro lado, vienen a mi los ecos de tantas y tantas voces, pienso que en ocasiones nos enzarzamos en pequeñas luchas que lo único que consiguen es que perdamos el motivo por el cual estamos aquí. Es entonces cuando debemos prometernos a nosotros mismos el volver al origen, como si nada hubiésemos conseguido, recuperar la ilusión del primer día, el vértigo que nos empujó, la fuerza que nos infundía vernos a todos sin protagonismos. Todos convertidos en uno, trabajando con la honestidad que nos debe mover. Miro por la ventana y veo en la noche todo quieto. Parece que nada se mueve. Pero no es cierto . El mundo se mueve, os imagino tecleando, escribiendo, difundiendo. . Parece que nada se mueve, pero lo cierto es que estamos contribuyendo a algo grande. Estamos caminando, despertando a muchos y animándoles a que caminen a nuestro lado.

¿Os acordáis de cómo empezó todo?. No lo olvidemos. Que no nos enfrente nada que no sea de interés general. Sólo así sabremos que no trabajamos para nosotros mismos, sino para que la idea que tenemos de una sociedad justa e igualitaria se materialice.

Pili

01- Septiembre-2011

Leave a Reply