Título: Simplicidad voluntaria y decrecimiento

Director: Jean-Claude Decourt

País: Francia

 

En los últimos tiempos, un nuevo término no exento de polémica, el decrecimiento, ha irrumpido con fuerza en el escenario de la construcción de las alternativas. En términos generales, se defiende la idea de que hay que recuperar el sentido del desarrollo (humano) entendido como la mejora de las condiciones de vida de las poblaciones, en una perspectiva de sostenibilidad. Para lo que no tiene porqué darse –necesariamente- crecimiento económico, sino que hay que modificar determinados parámetros del modelo de desarrollo actual, y manejar nuevas variables que se correspondan con un desarrollo equitativo y sustentable, con las personas y con el planeta.

El planteamiento es francamente radical si, como Marx, entendemos que ser radical es justamente ir a la raíz del problema. Porque la raíz del problema en nuestro caso es la lógica del sistema de acumulación capitalista, la lógica del máximo beneficio independientemente de los costes sociales y ecológicos, una lógica que nos conduce en estos momentos a unos niveles de desigualdades sin precedentes en la Historia de la Humanidad (3/4 partes de la población mundial por debajo del umbral de pobreza) y un ritmo de consumo de los recursos naturales, especialmente los energéticos de orígen fósil, que amenazan la continuidad del propio sistema.

Puedes verlo aquí

Leave a Reply